12 jun. 2012

Motivación


Hace unos meses me pidieron participar en el V Encuentro de Orientadores de la Universidad Europea Miguel de Cervantes con una charla sobre la motivación en el aula a través de las TIC. Preparándola me tome un tiempo para observar lo que otros hacían, lo que pasaba en mi aula, lo que se dice y lo que se cuenta…
La falta de motivación del alumnado es una queja constante de muchos compañeros. ¡Qué distinto sería todo si los alumnos entrasen en el aula con ganas de aprender ¿verdad?! Mucho se ha escrito sobre el desencuentro entre aprendizaje e interés, muchas recetas … (“lo que tienes que hacer….” “debes cambiar la forma de…”) que a veces nos ponen nerviosos porque sentimos que cuestionan nuestra forma de trabajar y otras nos llevan al desencanto porque nos agarramos a ellas, medimos los ingredientes, ajustamos el tiempo de cocción y el punto de sal pero el bizcocho no sabe bien. Entonces llegan las TIC y se convierten para muchos en una varita mágica que hará posible lo que todos anhelamos: alumnos atentos, interesados, disfrutando de su aprendizaje. Nos lo cuentan unos, lo intentan algunos, pero lo consiguen pocos. ¿Motivan las TIC?
De lo que observo y de lo que conozco es de lo único que puedo hablar y pienso que el problema está en que nos centramos “despertar” al alumno cuando muchas veces somos nosotros los que estamos dormidos. Queremos conseguir en otros lo que nosotros hemos perdido. Queremos motivar estando nosotros desmotivados y ahí radica buena parte del problema. No quiero que se entienda esto como una acusación más ni intento dar ninguna receta nueva, probablemente se junten muchas cosas y muchos sentimientos: entornos poco favorables, poco reconocimiento social, zancadillas a nuestra labor diaria… ¿Hay alguien ahí pensando en qué hacer para recuperar la motivación de los profesores? porque si nadie mira por nosotros tendremos que querernos un poco y cuidarnos unos a otros para que (con TIC y/o sin TIC) no nos olvidemos de sentir cada día de trabajo como una oportunidad para conectar con nuestros alumnos, aprender con ellos y disfrutar de ese tiempo dentro del aula que es sólo nuestro (de alumnos y profesores). Son tiempos difíciles para la educación, nos pueden recortar muchas cosas… que no nos ganen… que no consigan recortarnos la pasión.
Después de esta reflexión (o desahogo que también lo es) aprovecho para compartir con vosotros la presentación que utilicé en la citada charla:

1 comentario:

  1. Gracias por tus trabajos y por tu claridad.
    Necesitamos gente como tú!!!!!!!!!
    Clara

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails