31 mar. 2011

¿Orientación que desorienta?

El mes de marzo hemos dedicado especial atención a la orientación de Bachillerato. Todos los años celebramos una “semana de orientación” en la que todos los días se reservan dos horas para que los alumnos reciban información sobre distintas ofertas de estudios así como la experiencia de estudiantes universitarios o profesionales de distintos ámbitos.

Procuramos preparar un programa lo más variado posible y  siempre existen dos charlas simultáneas para que cada alumno decida asistir a la que más curiosidad o interés le despierte. De esta forma todos los chicos escuchan ofertas distintas, con perspectivas distintas a las que en principio tienen previstas para el curso que viene. A veces esto supone escuchar quejas de alumnos que tienen tan claro lo que quieren hacer que sólo les interesa una charla y no entienden por qué deben asistir al resto.

Las promociones van cambiando casi sin darnos cuenta, sus expectativas y su motivación también. Este curso ya ha sido significativo el número de alumnos de 2º que a principios de febrero manifestaba no tener ni idea de lo que quería hacer el año que viene  (alrededor del 40%) algo completamente anormal para nosotros pues si de algo me he lamentado  muchas veces es de  los que no tenían “plan B” y se obsesionaban hasta límites absurdos con la calificación que necesitaban para poder realizar su único plan. Tal vez sea muy pronto para  afirmar que algo está cambiando (puede ser una coincidencia, una promoción particular…) pero hablando también con los de 1º y cruzando algunos datos se detecta una tendencia diferente a la de años anteriores.

Ahora me encuentro entrevistando individualmente a cada alumno de 2º, intento que no les queden dudas y que tomen algunas decisiones antes de que llegue mayo lleno de nervios, exámenes, notas… y hay algunas cosas que me llaman la atención y que para no enrollarme mucho voy a citar brevemente:

- Muchos alumnos son incapaces de encontrar a estas alturas algo que les apetezca o les emocione. Puedo entender que se tengan dudas, que te gusten tres cosas y no sepas lo que será mejor, que tengas miedo de que sea difícil o de que no tenga salidas… pero que no haya NADA que te ilusione hacer cuando tienes 18 años me parece muy triste.

- Otros toman decisiones basándose en las cosas más peregrinas:

  • “Me da igual con tal de que sea en Salamanca”
  • “Me da igual con tal de que no sea en Salamanca”
  • Si no se me ocurre otra cosa supongo que haré Farmacia (hijo/a de Farmacéutico)
  • Tendrá que ser algo de ciencias, aunque lo que me gusta un poco es Derecho pero después de estar dos años en el “cientificotecnológico” no lo voy a desaprovechar. ¿¿¿¿????
  • Algo que no “me quite mucho tiempo” (¿mucho tiempo para qué? ¿Qué es lo que vas a hacer con el tiempo a partir del curso que viene? ¿No te das cuenta de que es de eso de lo que estamos hablando?)

desojando-margaritas

- Están también los que toman decisiones meditadas  y coherentes y aunque cada vez son menos da gusto hablar con ellos de su futuro, da gusto comprobar lo ilusionados que están y los datos que ya han conseguido por su cuenta. Curiosamente son éstos los más flexibles cuando les planteo si han pensado qué hacer en caso de no conseguir entrar dónde quieren, en general tienen bien estudiado su “plan B”  para aprovechar el tiempo que necesiten hasta llegar dónde quieren (desde estudiar idiomas, conseguir una beca en el extranjero o probar algo diferente a lo previsto que “mira que si luego me gusta…”)

- Pero lo que me ha traído a escribir esta entrada ha sido la respuesta de no pocos alumnos que  al preguntarles dónde les gustaría estar el curso que viene me han respondido algo como: “Si te digo la verdad yo siempre lo había tenido muy claro pero la semana de orientación me ha desorientado completamente” así leído puede interpretarse como una reproche pero no es así. Lo dicen agradecidos de haber “tenido” (porque algunos se sintieron obligados a asistir) que escuchar charlas sobre opciones distintas a las que iban encaminados. Por poner algún ejemplo ahora tengo una muchacha que ya no sabe si hacer Biotecnología, Filología, Caminos o Magisterio (¿?). Está claro que nunca hasta ahora se han parado a “escuchar” otras canciones. Se habían aprendido la suya,  “yo de mayor quiero ser…”  y no han encontrado motivos para informarse más o mejor sobre otras opciones.

wisdom_teen

Con todo este panorama intentar decidir con ellos cual es la opción más favorable en la PAU,  las asignaturas que más interesan en la fase específica o de qué grados deben hacer la preinscripción es como hacer encaje de bolillos. A mí me sale la vena maternal e intento ”orientarles”: “ a ver hijo, algo te gustará”, “no, si no te matriculas no te puedes examinar”, “¿Qué hasta que día puedes cambiar de idea? “ “piensa por ejemplo... ¿a quién te gustaría parecerte?” y ahí creo yo que está parte del problema;  cuando su respuesta es “médico como mi madre” o  “tener un negocio como mi padre” la cosa es más fácil pero si sus referentes son el famoso de turno, el futbolista de moda o la modelo de portada entonces me quedo sin respuestas a las preguntas que imagino pasarán por su mente: ¿Qué hay que estudiar para ser famoso? ¿Cuántos años me llevará graduarme en tertulias? ¿Qué nota piden para ser futbolista del Madrid?, esa es la orientación que a algunos les gustaría recibir.

A Dios gracias hay muchos que saben lo que quieren (o al menos lo que no quieren) y aunque los “noseloquequieroniloquenoquiero” no son muchos, como decía más arriba empieza a notarse una tendencia.  Me paro a pensar y al mirarlos me siento culpable como “madrepostiza” que soy y me sale del alma: ¡los estamos malcriando!

3 comentarios:

  1. Pues sí Carmen, los estamos malcriando pero "bien malcriados". Y creo que das en el clavo cuando dices que es muy triste que una persona con 18 años sea incapaz de ilusionarse con absolutamente nada. Quizá si se les exigiera en los centros educativos que fueran un poco más maduros se darían cuenta de que la vida es maravillosa, pero que hay que trabajársela a fondo para saborearla. Este año tengo una tutoría de 1º de Bachillerato y alucino con lo verdes que están algunos. A veces parecen de 2º de ESO. En fin, eso hace que nuestro trabajo sea aún más apasionante, ¿no crees?

    Por cierto, fenomenal entrada, como es marca de la casa.

    ResponderEliminar
  2. Creo que debemos replantearnos la orientación. Comenzar mucho antes (en coordinación con la orientación de E. Primaria). Hacer un trabajo planificado desde 1º de ESO en este sentido. Integrar a las familias. Quitarnos de nuestra cabeza que el único camino triunfal es la universidad. En fin, nadie dijo que este trabajo fuera fácil.
    Muy buena entrada. Enhorabuena.

    José Luis

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con José Luis en que la orientación debe comenzar desde la Educación Primaria.
    Creo que uno de los principales problemas es que el sistema educativo está diseñado para que los alumnos tengan como meta la de "pasar al curso siguiente", una meta a corto plazo con la que es muy fácil acostumbrarse, pero ¿qué hay de las miras al futuro? ¿Qué sucede cuando ya no existe el curso siguiente?

    Por otra parte, parece que las asignaturas que escojas en bachiller ya supeditan para hacer unos estudios y no otros, como bien decías, Carmen. Los alumnos que hicieron el bachiller científico-teconológico no ven la psicología como una posibilidad de aprovechar lo que estudiaron, aunque en esa carrera se exija un alto nivel de matenáticas y bioquímica. Lo mismo sucede con los que quieren cursar carreras artísticas que están relegadas.
    Por ello creo que desde niños los alumnos deben saber sus posibilidades y concebir la enseñanza hasta bachiller como una formación básica, no como un camino hacia sectores de estudio diferenciados. Nuestra educación está basada en el modelo industrial, y ahora necesitamos jóvenes creativos, autónomos y originales.
    Debemos cambiar desde la base, y no acomodarse a dejar para los siguientes cursos la tarea de crear expectativas en los alumnos de lo que les gusta y se le da bien, y no "lo que tiene más salida o lo que quieren mis padres".

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails